MOVILIDAD REDUCIDA

La vitalidad, la energía y nuestra condición física van cambiando a lo largo de la vida. Los problemas de movilidad reducida son habituales en las personas mayores, pero es también un problema frecuente a otras edades y por diversos motivos. No por ello debemos renunciar a disfrutar de un hogar ordenado y agradable.

Mantener la limpieza y un orden apropiado de nuestras cosas adaptado a las circunstancias personales, permitirá espacios más amplios donde movernos con mayor facilidad.

SimpleLife le brinda la posibilidad de organizar su hogar de una manera personalizada y adecuada a una nueva situación. Porque la vida no siempre es fácil, rompemos sus barreras organizando y mejorando la accesibilidad a sus pertenencias.



ABORDANDO LA ORGANIZACIÓN DE UNA CASA PARA PERSONAS CON ALZHEIMER

¿Cómo organizar la casa para una persona diagnosticada de Alzheimer?

Un hogar limpio y ordenado reduce el estrés y la fatiga de cualquier persona y se hace más notable y necesario en personas con dificultades de movilidad u otras dolencias como puede ser el Alzheimer, además de proporcionarles una mayor claridad e independencia.

Numerosas investigaciones concluyen que los pacientes con opciones limitadas por ejemplo a la hora de vestirse, sienten menos estrés y la tarea se vuelve más sencilla.

Una casa ordenada, libre de obstáculos u objetos que dificulten el paso así como el acceso a las pertenencias de una manera lógica y sencilla, permitirán el movimiento con libertad y confianza.

Paso a paso

  • Limpieza en profundidad de armarios y selección de la ropa adecuada, descartando aquella indumentaria que ya es inservible o que con el paso de los años no se utilice. Se guardará en el armario sólo la ropa correspondiente a cada estación del año. Escoja ropa lavable que no sea necesario planchar y fácil de poner y quitar: cierres con velcro, polos cerrados, zapatos sin cordones, medias sin talón…
  • Mantener a la vista fotografías, objetos sentimentales y elaboración de álbumes o libros de recuerdos que ayuden a estimular la memoria.
  • Etiquetar productos, armarios e incluso puertas con dibujos si es necesario.
  • Prestar atención a una iluminación adecuada eliminando zonas oscuras que produzcan desconfianza y resaltando áreas clave, tales como el baño en el que durante la noche es conveniente mantener una lampara encendida. Se pueden colocar también bandas luminiscentes que señalen el camino de la habitación al lavabo. Es conveniente la fijación de la lámpara de la mesilla de noche para facilitar su encendido y apagado sin tirarla.
  • Sujeción al suelo de alfombras y felpudos.
  • Revisar si existen cables eléctricos que arrastren por el suelo y colocarlos en trayectos altos y tapados. Instalar también protectores en los enchufes.
  • Eliminar el exceso de adornos y muebles con picos sobresalientes o con cristales y acolchar los salientes. Disponer de unas sillas seguras de las que sea fácil levantarse, con reposa-brazos, respaldo y altura adecuada.
  • Fijación de franjas antideslizantes en el borde de las escaleras. Es recomendable poner una barrera al principio y al final de las mismas para impedir el paso.
  • Guardar bajo llave los pequeños electrodomésticos (batidora, afilador, corta-césped), cerillas, encendedores, armas de fuego, llaves de automóvil, productos tóxicos (lejía, medicamentos…), y botiquín del baño sin medicamentos.
  • Eliminación de pasadores interiores en las puertas. Las ventanas y puerta exterior deberán estar provistas de un dispositivo de seguridad que impida abrirlos sin ayuda.
  • Retirar los objetos pequeños.
  • Proteger los radiadores con una rejilla de seguridad, comprobando estén bien sujetos.
  • Regular el calentador del agua para evitar posibles quemaduras.
  • Asegurar sitios particularmente peligrosos como balcones, terrazas, bordes de piscina…
  • Reducir los objetos de aseo al mínimo e instalar barras de seguridad en ducha y WC.
  • Cubrir o quitar espejos para que la persona no se asuste con el “extraño”.

Tenga en cuenta que es mejor organizar y reestructurar el ambiente del hogar en la fase inicial de cualquier enfermedad, de manera gradual y evitando transformaciones bruscas, en lugar de esperar hasta que la persona tenga problemas de adaptación. Todo deberá permanecer siempre en el mismo lugar para que no tenga que buscarlas, sólo cogerlas y así evitar la confusión.

Recuerde nuestro lema: “Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”

Nos encantaría ayudarle, no dude en contactarnos para más información.



Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Asunto

Mensaje


 

Solicite información sin compromiso

Si está interesado en recibir más información sobre este servicio, rellene los campos del formulario


Otros servicios

Estos son algunos de los servicios relacionados que tenemos disponibles, conózcalos