BENEFICIOS DE UNA CASA EN ORDEN

AHORRA DINERO

AHORRA TIEMPO

REDUCE EL NIVEL DE ESTRÉS

El desorden no entiende de estatus social, nivel económico, religión o tipo de familia. El desorden entra en nuestras vidas de manera sigilosa e invade los rincones más insospechados y las mentes más prodigiosas.

He visto familias guardar durante diez años el colchón donde dormía su mascota, los juguetes y hasta el collar isabelino (pantalla protectora) de “aquella vez” que se puso enfermo.

Si te gusta disfrutar de un hogar ordenado y limpio donde te sientas relajado el poco o mucho tiempo que estés en casa, tienes dos alternativas para conseguirlo:

  • Lo haces tú mismo
  • Contratas la ayuda de un organizador profesional.

En cualquiera de los casos … Cuanto más lo vayas dejando mayor será el desorden y el trabajo.

Supongamos que escoges la opción 1. ¿Por dónde empiezas? Te sugiero que empieces por la ropa. El método es sencillo:

1. Coloca varias cajas de cartón o sillas cerca del armario que vas a ordenar y deposita en ellas y por categorías toda la ropa que vayas sacando: camisetas, blusas y camisas, vestidos, jerséis, pantalones, faldas, chaquetas y abrigos. Quita a todas las prendas su percha. Una de las cajas te servirá para guardar la ropa que descartes.

¿Y qué descarto? MUUUUUY FACIL

Lo que no es de tu talla
Lo que no usas desde hace más de un año
Lo que está desfasado o fuera de moda
Aquello que está roto o descosido esperando desde hace más de 6 meses que lo lleves a la modista
Ropa que te han regalado y que no usas porque no te gusta, pero conservas por sentimentalismo

2. Saca cada prenda del armario y déjala en su correspondiente caja.

3. Quita todas las perchas del armario y límpialo en profundidad. ¡No te olvides de las esquinas del fondo del armario por favor! Si limpias con agua o un producto que humedezca, asegúrate de secarlo bien.

RECOMENDACIÓN DE LIMPIEZA: AGUA Y VINAGRE (económino, desengrasante y ecológico)

4. Coloca de nuevo la ropa que has decidido mantener en este orden:

  • Vestidos
  • Blusas y camisas
  • Camisetas
  • Chaquetas de punto y jerséis (no deben pesar, si es así, mejor guárdalas dobladas)
  • Faltas y pantalones
  • Cazadoras y Abrigos

Una vez que tengas el armario ordenado sigue con la ropa interior y los calcetines…

Recuerda que los hábitos de organización en una casa son difíciles de cambiar, pero no es imposible.  Por lo tanto te recomiendo una organización drástica de principio a fin. Si intentas organizar un cajón todos los días, para cuando termines de organizar toda la casa, te encontrarás nuevamente en el punto donde empezaste.

Olvídate de los consejos de revistas de decoración y blogs de moda que te recomiendan realizar esta tarea poco a poco. No funciona así.  Debes tener paciencia y ser persistente, pero al final de la maratón, tu recompensa será muy alta.

 

Lorena Peláez
Organizadora profesional

Deja un comentario