Cómo instalar una Oficina en Casa.

En estos días de reclusión muchos de vosotros os preguntaréis cómo podréis organizaros para trabajar desde casa y cuidar de la familia al mismo tiempo y en un mismo espacio.

BENEFICIOS DEL TELETRABAJO Y LA OFICINA EN CASA

  • Flexibilidad horaria. Tú establecerás y marcarás tu propio horario de trabajo adaptado a tu situación personal y familiar.
  • Supresión del gasto de comer fuera de casa y del transporte.
  • Podrás utilizar ropa cómoda para trabajar.
  • No más multitudes ni tráfico.
  • Dispondrás de más tiempo para estar en familia.

Cuando estamos en la oficina, nada suena más ideal que un día gris en casa con tu manta favorita y tu portátil en las rodillas junto a una taza de café caliente. Cuando estamos en casa, recordamos las bromas en el trabajo y te cuestionas si la máquina de café era tan mala como pensabas.

El reto de aprender a concentrarnos en entornos muy diversos será una valiosa habilidad para el trabajo y la vida en general. Te ayudará en tu carrera profesional a largo plazo, especialmente a medida que las empresas comienzan a incorporan el teletrabajo, externalizan sus servicios y exigen movilidad geográfica a sus empleados.

Si adquirimos una rutina y disfrutamos de las distracciones mínimas, entonces trabajar desde casa puede llegar a convertirse en la mejor opción.

En estos momentos muchos de nosotros estamos trabajando de forma remota. La buena noticia es que, sin duda, es posible trabajar desde casa con los niños alrededor, aunque la vida en el hogar juntos sea como un sándwich de mantequilla y tomate.

Si crees que suena fácil, es más difícil de lo que piensas y si crees que suena difícil, también es más difícil de lo que piensas. Requiere de una gran voluntad, generosas dosis de organización y mucha, mucha cooperación familiar. ¡PERO CIERTAMENTE ES POSIBLE!

REGLAS BÁSICAS PARA TRABAJAR DESDE CASA

  1. Planifica cada día y cada semana estableciendo un horario de trabajo, de comidas y de descanso. Salvo fuerza mayor, síguelo de manera estricta.
  2. Designa un lugar para trabajar y guárdalo celosamente. Puedes desde convertir una habitación libre en una oficina, hasta montar un escritorio en la cocina o esconderte en una esquina al fondo del garaje.

Las personas que trabajan desde casa implementan todo tipo de estrategias para pasar sus días, y todas estas estrategias comparten el mismo hilo conductor: establecer un espacio fijo de trabajo.

La clave es instalar un bien raíz funcional para que nuestro cerebro lo equipare al "tiempo de trabajo" y para que puedas mantener una mentalidad de trabajo.

Es necesario que todos los miembros de la familia conozcan que el espacio reservado será “la oficina” donde está prohibida totalmente la entrada.

Si eres capaz de establecer estos límites desde un principio, te ahorrarás discusiones futuras y un campamento de lego y animales bajo tus pies.

3. Vístete con ropa adecuada. Puedes usar ropa casual pero no te quedes en pijama ya que tu mente no activará completamente el modo “on” de trabajo.

4. Si tienes niños pequeños que cuidar, turna el tiempo de trabajo con tu pareja. Este tiempo podría establecerse entre hora y media y dos horas de trabajo para uno de vosotros mientras el otro cuida de los niños y viceversa.

5. Comidas en familia y tareas y administración del hogar compartido.

6. Es fácil dejarse arrastrar por la adicción del trabajo hasta altas horas de la noche. Establece sesión de inicio y cierre en tu ordenador. De lo contrario, tu cerebro y estado mental y físico se resentirá y el de toda la familia en su conjunto.

También te ayudarán:
Auriculares con cancelación de ruido
Tapones para los oídos

DISPOSICIÓN DE LA MESA DE TRABAJO

  • Si dispones de espacio exterior, trabaja al aire libre. No hay nada como la luz natural.
  • Si trabajas con ordenador, es importante que la luz entre de frente por la ventana o idealmente desde un lado, pero evita tener una ventana detrás, especialmente si está muy cerca, ya que la luz reflejará en tu pantalla.
  • Utiliza cortinas para difuminar la luz directa.
  • No dispongas tu mesa de trabajo de espaldas, ni orientada frente a la puerta o frente a una pared que te impida ver nada más, ya que eso generaría mucho desgaste. Una pared a la espalda en cambio, nos dará fortaleza, sostén y sensación de seguridad.
  • Utiliza sistemas y herramientas de organización como agendas, pizarra o calendarios online.
  • Organízate de igual modo que si estuvieras en la oficina y establece prioridades haciendo ajustes si fuese necesario.

 

Lo más importante es que mantengas la disciplina y no bajes la guardia. Una vez consigas tener una rutina establecida, no volverás a querer ir a la oficina.

Lorena Peláez

Organizadora Profesional
Palma de Mallorca

Lo más importante es que mantengas la disciplina y no bajes la guardia. Una vez consigas tener una rutina establecida, no volverás a querer ir a la oficina.

También te ayudarán:
Auriculares con cancelación de ruido
Tapones para los oídos