CÓMO AYUDAR A UN ENFERMO DE ALZHEIMER A TRAVÉS DEL ORDEN

La enfermedad de Alzheimer consiste esencialmente en la muerte de determinadas neuronas de la corteza cerebral de manera gradual y progresiva a lo largo de los diez años que, por término medio, dura la enfermedad. La muerte neuronal de causa no definitivamente aclarada se llama neurodegeneración. Por eso se dice que la enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa.

Fuente: Universidad Clínica de Navarra

CÓMO ORGANIZAR LA CASA PARA UNA PERSONA CON ALZHEIMER

Un hogar limpio y ordenado reducirá el estrés y la fatiga de una persona con Alzheimer, además de proporcionarle una mayor claridad e independencia.

Numerosas investigaciones concluyen que los pacientes con opciones limitadas por ejemplo a la hora de vestirse, sienten menos estrés y la tarea se vuelve más sencilla.

Una casa ordenada, libre de obstáculos u objetos que dificulten el paso así como el acceso a las pertenencias de una manera lógica y sencilla, permitirán el movimiento con libertad y confianza.

PASO A PASO

  • Limpieza en profundidad de armarios y selección de la ropa adecuada, descartando aquella indumentaria que ya es inservible o que con el paso de los años no se utilice. Se guardará en el armario sólo la ropa correspondiente a cada estación del año. Escoja ropa lavable que no sea necesario planchar y fácil de poner y quitar: cierres de velcro, polos cerrados, zapatos sin cordones, medias sin talón...
  • Mantener a la vista fotografías, objetos sentimentales y elaboración de álbumes o libros de recuerdos que ayuden a estimular la memoria.
  • Etiquetar productos, armarios e incluso puertas con dibujos si es necesario.
  • Prestar atención a una iluminación adecuada eliminando zonas oscuras que produzcan desconfianza y resaltando áreas clave, tales como el baño en el que durante la noche es conveniente mantener una lampara encendida. Se pueden colocar también bandas luminiscentes que señalen el camino de la habitación al lavabo. Es conveniente la fijación de la lámpara de la mesilla para facilitar su encendido y apagado sin tirarla.
  • Sujeción al suelo de alfombras y felpudos.
  • Revisar si existen cables eléctricos que arrastren por el suelo y colocarlos en trayectos altos y tapados. Instalar también protectores en los enchufes.
  • Eliminar el exceso de adornos y muebles con picos sobresalientes o con cristales y acolchar los salientes. Disponer de unas sillas seguras de las que sea fácil levantarse, con reposabrazos, respaldo y altura adecuada.
  • Fijación de franjas antideslizantes en el borde de las escaleras. Es recomendable poner una barrera al principio y al final de las mismas para impedir el paso.
  • Guardar bajo llave los pequeños electrodomésticos (batidora, afilador, cortacésped), cerillas, encendedores, armas de fuego, llaves de automóvil, productos tóxicos (lejía, medicamentos...), y botiquín del baño sin medicamentos.
  • Eliminación de pasadores interiores en las puertas. Las ventanas y puerta exterior deberán estar provistas de un dispositivo de seguridad que impida abrirlos sin ayuda.
  • Retira los objetos pequeños.
  • Proteger los radiadores con una rejilla de seguridad, asegurando estén bien sujetos.
  • Regular el calentador del agua para evitar posibles quemaduras.
  • Asegurar sitios particularmente peligrosos, como balcones terrazas, bordes de piscina.
  • Reducir los objetos de aseo al mínimo e instalar barras de seguridad en ducha y WC.
  • Cubrir o quitar espejos para que la persona no se asuste con el “extraño”.

Ten en cuenta que es mejor organizar y reestructurar el ambiente del hogar en la fase inicial de la progresión del Alzheimer, de manera gradual y evitando transformaciones bruscas, en lugar de esperar hasta que la persona tenga problemas de adaptación. Todo deberá permanecer siempre en el mismo lugar para que no tenga que buscarlas, sólo cogerlas y así evitar la confusión.

Recuerda mi lema: “Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”

Me encantaría ayudarte, no dudes en contactarme para más información.

Un abrazo

Lorena Peláez
Organizadora Profesional
Palma de Mallorca

BENEFICIOS DE UNA CASA EN ORDEN

AHORRA DINERO

AHORRA TIEMPO

REDUCE EL NIVEL DE ESTRÉS

El desorden no entiende de estatus social, nivel económico, religión o tipo de familia. El desorden entra en nuestras vidas de manera sigilosa e invade los rincones más insospechados y las mentes más prodigiosas.

He visto familias guardar durante diez años el colchón donde dormía su mascota, los juguetes y hasta el collar isabelino (pantalla protectora) de “aquella vez” que se puso enfermo.

Si te gusta disfrutar de un hogar ordenado y limpio donde te sientas relajado el poco o mucho tiempo que estés en casa, tienes dos alternativas para conseguirlo:

  1. Lo haces tú mismo
  2. Contratas la ayuda de un organizador profesional.

En cualquiera de los casos … Cuanto más lo vayas dejando mayor será el desorden y el trabajo.

Supongamos que escoges la opción 1. ¿Por dónde empiezas? Te sugiero que empieces por la ropa. El método es sencillo:

1. Coloca varias cajas de cartón o sillas cerca del armario que vas a ordenar y deposita en ellas y por categorías toda la ropa que vayas sacando: camisetas, blusas y camisas, vestidos, jerséis, pantalones, faldas, chaquetas y abrigos. Quita a todas las prendas su percha. Una de las cajas te servirá para guardar la ropa que descartes.

Organización de armarios

¿Y qué descarto?

MUUUUUY FACIL

Lo que no es de tu talla
Lo que no usas desde hace más de un año
Lo que está desfasado o fuera de moda
Aquello que está roto o descosido esperando desde hace más de 6 meses que lo lleves a la modista!!!
Ropa que te han regalado y que no usas porque no te gusta, pero conservas por sentimentalismo

2. Saca cada prenda del armario y déjala en su correspondiente caja.

3. Quita todas las perchas del armario y límpialo en profundidad. ¡No te olvides de las esquinas del fondo del armario por favor! Si limpias con agua o un producto que humedezca, asegúrate de secarlo bien.

RECOMENDACIÓN DE LIMPIEZA: AGUA Y VINAGRE (económino, desengrasante y ecológico)

4. Coloca de nuevo la ropa que has decidido mantener en este orden:

  • Vestidos
  • Blusas y camisas
  • Camisetas
  • Chaquetas de punto y jerséis (no deben pesar, si es así, mejor guárdalas dobladas)
  • Faltas y pantalones
  • Cazadoras y Abrigos 

Una vez que tengas el armario ordenado sigue con la ropa interior y los calcetines…

Recuerda que los hábitos de organización en una casa son difíciles de cambiar, pero no es imposible.  Por lo tanto te recomiendo una organización drástica de principio a fin. Si intentas organizar un cajón todos los días, para cuando termines de organizar toda la casa, te encontrarás nuevamente en el punto donde empezaste.

Olvídate de los consejos de revistas de decoración y blogs de moda que te recomiendan realizar esta tarea poco a poco. No funciona así.  Debes tener paciencia y ser persistente, pero al final de la maratón, tu recompensa será muy alta.

Cualquier duda que tengas, contacta conmigo. Estaré encantada de ayudarte y responder a todas tus preguntas!!!

Lorena Pelaéz 

Organizadora Profesional

QUIERES VENDER O ALQUILAR TU CASA: PRACTICA EL HOME STAGING

Para los que nunca habéis oído hablar de este concepto, el home staging es una técnica que consiste en preparar y presentar los inmuebles de una manera óptima, con el fin de hacerlos más atractivos para compradores e inquilinos potenciales. Se trata de un término inglés que literalmente significa “puesta en escena de la casa”. Es decir, adecuamos la vivienda de manera que se mejoren los pequeños defectos que puedan distraer al posible cliente; se corrigen detalles como un olor desagradable o una puerta que chirría. Se potencia la iluminación y se optimiza el espacio. No se trata de cambios drásticos sino de pequeñas pinceladas que marcarán la diferencia.

 

Un poco de historia

Se le atribuye a Barbara Schwarz  la creación de la técnica home staging, apareciendo por primera vez en Estados Unidos en la década de los años 70 y coincidiendo con el boom inmobiliario. Su aplicación comenzó con innovadoras técnicas de marketing y diseño de interiores.

Casi de inmediato se extiende a Canadá y Australia y llega a Europa a principios de los años 90, inaugurando el mercado británico para luego extenderse a los países escandinavos, Holanda, Francia, Alemania y Bélgica.

En España se instaura a lo largo de los años 2000 de manera lenta pero firme y progresiva, contando en la actualidad con numerosas agencias especializadas en este servicio.

¿Puedo yo mismo aplicar la técnica del home staging?

¡Claro que sí! Lo bueno del home staging es que no consiste en un proyecto de interiorismo, por lo que no es un trabajo exclusivo de interioristas o decoradores. Obviamente te ayudará tener unos conocimientos básicos, pero si no los tienes, no te preocupes. Tú mismo lo puedes realizar. Sólo necesitas seguir unos pasos y ¡no saltarte ninguno!

1 Ordenación y organización

Coge una caja grande de cartón y recorre tu casa recogiendo todo aquello que se encuentre fuera de su sitio. Después coloca lo que hayas metido en ella y recuerda: “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”. Una casa organizada te facilitará enormemente el siguiente paso.

2 Limpieza

En mi opinión, es una de las fases más importantes y también la que mayor tiempo te llevará. Pero no desesperes, el resultado marcará la diferencia. Fija un estándar alto de limpieza (cuchillo de punta y cepillo de dientes en mano para las zonas más difíciles) y planifica la tarea. No abordes toda la casa de una vez. Realiza habitación por habitación y aplica los productos y utensilios correctos. Procura tenerlo todo preparado para cuando empieces y así evitarás tener que ir al supermercado en mitad de la operación.

3 Reparación

Aunque a ti te parezcan pequeños desperfectos sin la menor importancia, una pequeña grieta en la pared, una baldosa suelta o una ventana que no cierre correctamente, podrían arruinar una venta o desencadenar una rebaja en el precio más allá de lo razonable.

4 Despersonalización

Elimina todos los objetos personales. El cliente debe imaginarse que esa puede ser su casa. Guarda fotografías, despeja completamente la meseta de la cocina, en el baño retira también frascos y geles de ducha, champús, etc. Imagínate en el baño de un hotel y trata de imitarlo.

5 Decoración y puesta en escena

En este punto entrará en juego tu vena artística. Intenta recrear pequeños momentos del día, como si fueses a filmar una película y tú fueses la protagonista. Imagínate leyendo un libro en tu rincón favorito del salón o desayunando un día de sol en la terraza. Después pregúntate,  ¿Qué necesitaría colocar para representar esta escena?

Sírvete de las velas para añadir calidez en el ambiente y no te olvides de encenderlas antes de que lleguen los posibles compradores.

Perfuma tu casa. El olor, aunque no te lo creas, influye en la venta de un inmueble. Es lo que se conoce como márquetin olfativo. Escoge para cada estancia aromas diferentes. Para la cocina debes aplicar olores naturales como cereza, mora, limón, menta o frutos del bosque. En el baño, aromas frescos que transmitan limpieza. En el cuarto de los niños los que transmitan olor a ropa limpia y a bebé. Olores florales para el salón o estudio porque combaten la fatiga mental y fragancias neutralizadoras si tenemos mascotas o fumamos.

En cuanto al color, si crees que necesitas pintar de nuevo tu casa y no eres un decorador, escoge siempre colores neutros y blancos. El blanco, aunque cueste creerlo también tiene una gama amplia de tonalidades.

Recibe a los posibles compradores con música ambiental en tono muy suave. Será un factor favorable que aumentará tus posibilidades de venta.

6 Fotografía

Después de todo este proceso de puesta a punto, tu casa ya estará lista para un buen reportaje fotográfico.

  • Enciende las luces.
  • Dispara a la altura de tus ojos ya que de esta manera conseguirás naturalidad.
  • Toma fotografías desde diferentes ángulos y si fuese necesario, mueve algún mueble para conseguir equilibrio en la imagen.
  • Sírvete de las nuevas aplicaciones de los Smartphone para realizar panorámicas. Te será muy útil en estancias reducidas.
  • No utilices el zoom del móvil ya que le restarás calidad a la imagen.
  • Evita situarte frente a la ventana porque que recibirás demasiada iluminación. (Las cortinas te servirán como difusores de la luz)
  • Intenta mantener la cámara en ángulo recto. Una línea torcida podría echar a perder la foto. Presta atención a las líneas de los marcos en las puertas, ventanas, cuadros…

CAOS EN LAS HABITACIONES DE LOS NIÑOS ¡PUEDES SUPERARLO!

Nunca encuentras el momento para hacerlo porque crees que no serás capaz y piensas que al final perderás el tiempo. No tires la toalla. Claro que puedes!! Sigue estos sencillos pasos y verás como no es tan complicado, puede que incluso te vuelvas adicta al orden!!

1. ELIGE EL DÍA

No se trata de levantarse inspirado. Para llevar a cabo esta tarea lo que necesitas es estar tranquila. Es difícil, soy consciente, pero seguro que existe algún momento en el que te sientas más relajada: haber dormido bien la noche anterior, haber tomado un buen desayuno o después de un enorme achuchón de tus hijos. Ni se te ocurra ponerte a organizar tras una discusión con los niños, tu pareja o con tu suegra!!!

2. LA COLABORACIÓN DE TU HIJO ES FUNDAMENTAL

Y si añadimos la de su papá, entonces será perfecto. Dile que vais a jugar y que el juego se llama “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”. Ponle un ejemplo que entienda fácilmente. Si tiene una lámpara en su mesilla de noche, retírala y señalando luego la mesilla pregúntale, ¿qué cosa va aquí? Después coge unos calcetines y realiza esta otra pregunta ¿Y estos calcetines, dónde van?

3. ABRE LA VENTANA

Deja que el aire fresco entre y renueve el ambiente y la energía estancada en la habitación.

 

 

4. LA CAMA BIEN HECHA

Existe un debate actual sobre las ventajas de no hacer la cama pero yo aconsejo hacerla y hacerla bien. Una cama bien hecha protege las sábanas del polvo y aporta sensación de orden y limpieza.

5. COLOCA CUATRO CAJAS JUNTAS

Las cajas deben ser fuertes, grandes y a ser posible con asas y tapa. Escribe en cada una de ellas: colocar, reciclar, reubicar (en esta caja depositaremos los objetos que pertenecen a otras estancias de la casa), vender, regalar o donar.

En la caja de reciclaje coloca una bolsa de basura para deshacerte fácilmente de todos los objetos que vallas depositando aquí. La bolsa debe ser opaca. Si el contenido no se ve, evitarás cambios de parecer. Y si lo quieres hacer de manera aún más profesional, coloca en esta caja cuatro bolsas de colores diferentes (siempre opacas). A cada bolsa le corresponderá un objeto a reciclar pero de distinto material: cartón, plástico, vidrio y orgánico.

6. ¡COMIENZA EL JUEGO!

Poned en marcha el temporizador durante 15 minutos. En este tiempo todos los participantes se afanarán en llenar las cajas con artículos que correspondan a cada una de ellas. Reíros juntos si tropezáis cuando vayáis de un lado para otro de la habitación o si alguien se confunde de caja. Es un juego y así debéis tomároslo. Nada de penalizaciones ni reproches. Se trata de disfrutar.

7. AGOTADO EL TIEMPO

Una vez agotado el tiempo comenzaremos por la caja de reciclaje. Si has optado por la opción profesional, deshazte de las bolsas de basura llevándolas a los correspondientes contenedores de reciclado. Si consideras que tu hijo tiene la edad suficiente para que te acompañe, puede ser la oportunidad perfecta de explicarle de manera sencilla la necesidad y los beneficios de reciclar.

8. CAJA DE ARTÍCULOS REGALAR, DONAR O VENDER

Trasládala a un sitio de fácil acceso y donde la veas, pues deberás realizar esta tarea a la mayor brevedad posible.

9. CAJA REUBICAR

Coloca en cada habitación correspondiente y en el lugar adecuado todos los objetos de esta caja.

10. CUPERADO EL CAOS INICIAL

Ya estás preparada para organizar tu caja COLOCA.

PREPARANDO LA LLEGADA DE MI BEBE

Eran las 6.00 a.m cuando mi test de embarazo señaló la palabra “zwanger” (embarazada en holandés). No quise despertar al futuro papá, así que los primeros instantes de emoción y nerviosismo los pasé en la intimidad con mi pequeño retoño, creciendo ya milímetro a milímetro dentro de mí. Pasados unos días, que recuerdo en un estado de felicidad sin precedentes, mi cabeza comenzó a trabajar como de costumbre y decidí empezar a preparar la llegada del bebé.

Una de las primeras cosas que hice fue adquirir dos buenos libros: “Tu embarazo semana a semana” de Lesley Regan (Catedrática en Ginecología y Obstetricia) y “El aprendizaje de tu bebé mes a mes”, de la Dra. Miriam Stoppard, (Una gurú en el cuidado infantil). Los disfruté tanto que creí haberme equivocado de profesión.

Pasados unos días comuniqué mi embarazo a la familia y a mis amigos más íntimos. Hay quien recomienda esperar hasta finalizar el primer trimestre, pero yo lo tenía claro; las buenas noticias hay que compartirlas y más aún con la gente que te quiere. ¡Por supuesto que me preocupaba la posibilidad de un aborto en el primer trimestre! Y me preocupó hasta el final, pero en aquel momento yo estaba desbordada de felicidad.

A los quince días aproximadamente pedí cita con mi ginecólogo, que me confirmó lo que ya sabía. ¡Embarazada!

 

Durante el primer mes seguí disfrutando de ese estadio de felicidad permanente. No quería que se acabara nunca, hasta que un buen día llegaron los vómitos y las náuseas y me acompañaron a todas partes durante las ocho semanas siguientes. En la calle buscaba sitios discretos, esquinas y árboles en los que apoyarme hasta recuperar de nuevo el aliento. Aquellos días eché de menos los abrazos de mi madre, de mi hermana y mis amigas y agradecí que me preparan una suave crema de verduras.

Ese tiempo en el que cambié mi sonrisa por lágrimas y en el que empecé a cuestionármelo todo, no hice muchos preparativos. Esforzarme por comer saludable ya suponía para mí un gran reto. Pero un buen día, alrededor de la semana trece, todo volvió a la normalidad. Recuperé mi fuerza y estado de ánimo habitual. Comenzó entonces para mí la cuenta atrás. ¡No había tiempo que perder! Había oído hablar que acabas haciéndote una experta en puericultura y así fue. No importa lo que te aconsejen, te gustará investigar y probar por ti misma cada una de las marcas, modelos y colores. Carritos, cunas, sillas de coche, hamacas y un sinfín de artilugios. Unos necesarios y otros no tanto. En mi caso, empecé a indagar sobre capazos, sobre las sillas de paseo y las de coche. Y después de muchas comparaciones, preguntas y pruebas, estas fueron finalmente mis principales compras:

imagese3be09f351e0246bd803b9a319bf02e7CAPAZO Y SILLA DE PASEO. Marca: Bebetto. Nueva en el mercado pero entrando con paso firme y compitiendo fuerte no sólo en
precio sino en diseño y calidad frente a las marcas más reconocidas. http://bebetto.eu/en.

SILLA DE COCHE. Marca: Nuna, modelo REBL plus 360 °. Robusta, inteligente y superando el estándar de seguridad i-size. https://www.nuna.eu/es/rebl-plus. 

MOCHILA. Marca: Ergobaby, modelo 360. Cuatro posiciones ergonómicas y con posibilidad de utilizarla desde el nacimiento con el cojín de bebé Ergobaby. https://ergobaby.es/portabebe/mochila-360

CUNA. Marca: Piccolandy, modelo Niza. Medidas estándar 60 x 120cm y 3 posiciones en altura. 4 ruedas con freno (en mi caso). Disponible en blanco y beige y con posibilidad de comprarla por separado sin tener que adquirir el conjunto con edredón, protector y tríptico de cuna. http://www.bolinbolon.es/files/descargas/PICCOLANDY1.pdf     descarga (2)

CAMBIADOR Y COMPLEMENTOS. Marca: Ikea. Con perfecta altura, práctico almacenaje y de fácil limpieza.

FENG SHUI: EL ORDEN EN TU HOGAR (PARTE II)

Recordando conceptos básicos sobre el Feng Shui

 

Feng Shui.
Arte milenario de origen chino, que estudia la influencia del paisaje, las orientaciones, la distribución, la forma y el color de las construcciones sobre la vitalidad de sus habitantes. Su propósito es equilibrar la energía o chi del lugar donde vivimos o trabajamos.
El Chi.
La energía o fuerza vital universal que existe en cada ser vivo e inerte. El chi puede ser propicio, desfavorable o benigno. En general, este término se refiere a las corrientes de energía favorable que fluyen hacia un lugar bien emplazado.

Sha.

Es el chi perjudicial y negatico que según el Feng Shui, atrae la mala suerte y afecta a la economía, profesión, familia, salud y vida personal de las personas afectadas.

 

El Orden es un aspecto muy importante en el Feng Shui, pues se ocupa de forma intensiva de la energía vital, el Chi y su corriente. El desorden puede impedir que el Chi fluya: en una habitación repleta de objetos, el movimiento energético queda paralizado.

Cuando el Chi se queda estancado en una esquina, pierde su fuerza. Se queda parado y empieza a pudrirse y a extender aire negativo hasta convertirse en Sha. Por ello es importante mantener el orden, para no frenar la corriente del Chi. Las esquinas repletas de periódicos, papeles u otras objetoss, hacen que en la habitación circule el Sha.

El Feng Shui se basa en la interacción del entorno exterior y el bienestar interior. Si se contempla el orden desde este punto de vista, entonces se ve claro que el orden en el exterior aporta claridad en el interior. En una habitación desordenada y llena, no tiene sentido colocar un ramo de flores para incrementar la energía del espacio.

 

 

Su energía positiva se pierde en el caos de la estancia. En cambio, si se coloca el ramo de flores en una habitación en la que sólo haya una mesa y un sillón bonito, el efecto positivo de las flores actuará en toda la sala.

Naturalmente, los lugares en los que uno habita y trabaja no suelen estar vacíos, pero en estos casos el orden se consigue situando las cosas en su lugar correspondiente.

El hecho de ordenar pone en marcha el Chi y ayuda a restablecer el movimiento de todo lo que estaba paralizado. Desechar, reciclar y dejar ir aquello que ya no se necesita, resultará un enfrentamiento crítico con una parte del nuestro pasado, pero dejará lugar para lo nuevo.

“Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”

FENG SHUI: LA ENERGÍA EN TU HOGAR (PARTE I)

¿Quién no ha oído hablar alguna vez sobre Feng Shui o sobre la influencia de la energía y el ambiente en el bienestar de las personas?

En este artículo trataré de exponeros una introducción a la filosofía Feng Shui y su aplicación en el hogar.

El Feng Shui es un arte milenario de origen chino, que estudia la influencia del paisaje, las orientaciones, la distribución, forma y color de las construcciones sobre la vitalidad de sus habitantes.

El Feng Shui es una manera de ver el mundo y de vivir, basada en el principio de unidad y la observación del orden perfecto y eterno del universo. Según esta disciplina, todo lo que nos rodea, incluso el mueble más pequeño y el adorno más insignificante, influye en nuestras inquietudes. Sus principios se fundamentan en la teoría del yin y el yang, dos tipos de energía que conectan a las personas con los lugares donde viven.

¿Qué significa?

“Feng” y “Shui” son dos caracteres chinos que significan viento y agua. Es el arte que determina la sintonía perfecta entre las fuerzas energéticas de la Tierra y el cosmos, con la energía particular de cada persona. Entender la influencia de estos flujos energéticos es la base para determinar la ubicación de objetos, donde todo confluya armoniosamente.

Diferentes escuelas

El Feng Shui ha sido elaborado por grandes maestros, que han desarrollado escuelas o sistemas diferentes según su aplicación. En Occidente se han difundido cuatro escuelas de Feng Shui:

1. Escuela de la brújula o las ocho direcciones
Según este método, cada uno de los ocho puntos cardinales está relacionado con un tipo determinado de energía y se pueden determinar estos puntos o direcciones dentro de una habitación o una casa.
2. Escuela de la octava casa
Las fachadas de la casa y su disposición respecto a la brújula permiten dividirla en ocho segmentos o “casas”. Las cartas astrales de sus habitantes indicarían qué casa es la más adecuada para cada individuo, es decir, el lugar donde debería dormir, trabajar o pasar la mayor parte del tiempo.
3. Escuela de la estrella fugaz
Esta escuela parte de la orientación de la fachada y traza una carta astral de la edificación desde la fecha de su construcción. Evalúa el efecto de los alrededores y los elementos del edificio, y anticipa los problemas. Trata los ciclos del tiempo y define los períodos de buena y mala suerte de una propiedad. Está vinculada a las fuerzas intangibles del tiempo que ocasionan problemas de salud, materiales, físicos o económicos.
4. Escuela de la forma o secta del sombrero negro
Toma como punto de partida la entrada a la edificación. Parte de la noción de que la energía de un edificio fluye según la ubicación de la entrada y la forma del paisaje que lo rodea. Una cuadrícula denominada Bagua establecerá cómo cada área del edificio puede afectar a sus habitantes.

Todos estos sistemas recurren a una brújula para evaluar la circulación de la  energía en una edificación y atribuyen una influencia crucial a los campos magnéticos de la Tierra y a la energía del sol y los planetas. Están vinculados al sistema astrológico de los Nueve Ki, que permite elegir el momento más adecuado para llevar a cabo una acción.

Sus principios

Las cuatro escuelas del Feng Shui comparten los principios básicos del Yin y el Yang, los Cinco Elementos y los Ocho Trigramas. Las diferencias entre ellas residen en la aplicación de estos principios. Las cartas astrales de los habitantes de la casa también son importantes en las cuatro corrientes.

Aplicación práctica del Feng Shui en el hogar

1. Entrada principal
Debe ser acogedora. Asegúrate de que el felpudo es relativamente nuevo y está limpio. El recibidor debe de estar ordenado y decorado con colores brillantes, fotografías entrañables, plantas o flores. Cuando la entrada principal es atractiva, estás atrayendo las cosas buenas a tu vida.
2. Muebles
Siempre que sea posible, elige muebles que no tengan cantos rectos y esquinas puntiagudas.
3. Espacios
Evita recargar los espacios.
4. Decoración
Los objetos brillantes y luminosos atraen el Chi, gracias a los sutiles fluidos que emiten y lo ceden a las personas que están cerca.
5. Estancias irregulares
Coloca muebles auxiliares para rellenar los rincones o zonas muertas.
6. Sillas y camas
No las coloques directamente enfrente de la puerta ya que recibirás un impacto demasiado brusco.
7. Cocina
Simplemente debe ser luminosa para atraer buenas dosis de Chi que impregne los alimentos. Conviene que esté bien aireada y limpia para que el Chi circule con suavidad, pero sin estancarse. Lo ideal es que tenga forma regular y sea espaciosa.
8. Ventanas
Evita dormir o sentarte de espaldas a ellas si no están cubiertas con una cortina gruesa ya que te sentirás inquieto y tendrás dificultades para dormir.
9. Espejos
Cobran gran importancia en el Feng Shui. Sirven para acelerar y redirigir el flujo de la energía. Puedes emplearlos para encaminar la energía y la luz hacia una dirección determinada de tu casa, donde el Chi se encuentre estancado.
10. Plantas
Decora con plantas que limpien el ambiente y reduzcan la contaminación acústica y ambiental del hogar: aglaonema, chamaedoria, crisantemo, drácena, gerbera, hiedra y sansevieria.

Resumen de conceptos básicos

El Yin y el Yang
Dos tipos de energía que representan lo activo y lo pasivo. Son fuerzas opuestas y complementarias al mismo tiempo y uno de los principios fundamentales en los que se basa el Feng Shui. Suponen la dualidad del universo.
El Chi
Es la energía o fuerza vital universal que existe en cada ser vivo e inerte. El Chi puede ser propicio, desfavorable o benigno. En general, este término se refiere a las corrientes de energía favorable que fluyen hacia un lugar bien emplazado.
Los Cinco Elementos
La madera, el fuego, la tierra, el metal y el agua.
Carta astral
Diagrama usado, entre otros métodos, por los astrólogos para ejercitar la astrología. Representa el cielo (posiciones de los planetas, estrellas fijas y algunos otros cuerpos) y la tierra (horizonte y meridiano) desde un lugar (latitud y longitud) y a una hora concreta (hora sidérea local), siendo una representación geocéntrica.
Hora sidérea local
Medida de tiempo basada en el movimiento de la Tierra con respecto a una estrella.
Cuadrado Mágico
Itinerario de las variaciones de la energía Chi a través de cada año, cada mes y cada día.
Sistema astrológico de los Nueve Ki
En Japón, la astrología del Feng Shui se conoce como los Nueve Ki. El 9 corresponde a las nueve cifras del Cuadrado Mágico; “ki”, en japonés, es el término para la energía Chi.
Ocho Trigramas
Símbolos de los diferentes tipos de energía. Cada uno consta de tres trazos rectos, continuos o entrecortados, que representan el ying y el yang.

Fuente: Feng Shui práctico, Iona Purtí. Editorial Oceáno.

LA PSICOLOGÍA DEL DESORDEN

¿Qué reflejan nuestros armarios sobre nosotros mismos?

 
Los psicólogos afirman que los armarios pueden ser una ventana a la salud mental de las personas, ya sea porque estén perfectamente organizados o porque reflejen un completo desorden.

Un artículo que leí recientemente en The Wall Street Journal publicaba unas interesantes historias que os relato a continuación:

Jennifer James y su marido no tienen una gran cantidad de desorden, sin embargo les resulta difícil desprenderse de las cosas de sus hijos. El bonito cobertizo para invitados detrás de su casa en la ciudad de Oklahoma, está lleno de viejos juguetes, ropa en desuso, obras de arte, documentos escolares, dos camas de bebé, una cuna y un caballito de madera.

“Cada vez que pienso en deshacerme de todo ello, me entran ganas de llorar”, dice la señora James, una consultora de relaciones públicas de 46 años de edad. Ella teme que sus hijos con edades de 6, 8 y 16 años, crecerán y creerán que ella no les quiere lo suficiente si no lo guarda todo. “Manteniendo todo esto, creo que algún día podré decir a mis hijos, ¡me encantaba tu inocencia!, ¡te quería mucho!”.

Entre las cosas que guardamos se acumulan poderosas emociones, ya se trate de montones de periódicos leídos, ropa pequeña, objetos electrónicos obsoletos o incluso envases de margarina vacíos. Nuestros pensamientos y sentimientos más profundos se reflejan en todo aquello que acumulamos.

Existe un reconocimiento creciente entre los organizadores profesionales que nos enfrentamos día a día con el desorden, sobre la necesidad de comprender por qué guardamos lo que guardamos, o por qué inevitablemente acumulamos cosas de nuevo.

 

 

Nuestro trabajo va mucho más allá de hacer que los armarios luzcan bonitos. Consiste en entrar en los corazones y comprender los sentimientos.

Para algunas personas que tienen grandes sótanos repletos de viejos enseres y sin un uso aparente, esto no representa ningún problema. Pero muchos otros dicen estar ahogándose en el desorden y se encuentran angustiados ante la idea de deshacerse de las cosas.

En algunos casos, la desorganización crónica puede ser un síntoma de déficit de atención e hiperactividad, un trastorno obsesivo-compulsivo o incluso demencia, todo lo cual implicaría dificultades con la planificación, el enfoque y la toma de decisiones.

En su forma extrema, el acaparamiento es ahora un trastorno psiquiátrico distinto, definido en el nuevo manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) como “dificultad para descartar posesiones persistentes independientemente de su valor”, de tal manera que las zonas de estar ya no se pueden utilizar.

La dificultad de deshacernos de nuestras cosas podría ir de la mano de la ansiedad a la separación, a las compras compulsivas, al perfeccionismo, a la dilación o a los problemas de imagen. Y la renuncia a hacer frente a estos problemas puede crear un círculo vicioso de evasión, ansiedad y culpa.

En la mayoría de los casos, sin embargo, los psicólogos dicen que el desorden se puede deber a lo que ellos llaman, errores cognitivos, errores viciados que impulsan comportamientos exagerados que se nos van de las manos. Algún ejemplo sería decir: “puede ser que lo necesite algún día”, “esto podría ser valioso” o “esto podría servirme de nuevo si pierdo (o gano) peso”.

Todos tenemos estos pensamientos y es perfectamente normal. El truco es reconocer el pensamiento irracional que hace aferrarte a ese objeto y sustituirlo por otro que te ayude, por ejemplo, alguien más podría usar esto, así que me voy a deshacer de ello.

Sin embargo, la mayor fuente de desorden y lo más difícil de descartar es todo aquello que tiene un significado sentimental. Es natural querer aferrarse a los objetos que desencadenan recuerdos, pero algunas personas confunden deshacerse del objeto con dejar ir a la persona.

No hay razón para deshacerse de nuestras pertenencias por el simple hecho de hacerlo. Lo que debemos averiguar es, qué es importante para uno y crear un ambiente que apoye eso.

Robert McCollum, auditor estatal de impuestos y esposo de la señora Jenifer James, mencionada al principio de nuestra historia, decía que conservaba una varita de hada rota de su hija de cuando ella tenía tan sólo meses.

“No quiero perder mis recuerdos, y no necesito un organizador profesional”, comentaba. “Yo ya he organizado todo en cajas. El único problema es si nos mudamos alguna vez a una casa que no tenga 100 m2 cuadrados de trastero o garaje”, añadía.

A veces las personas que se aferran a los recuerdos son imágenes de ellas mismas en diferentes roles o en tiempos más felices. Nuestros armarios son ventanas a nuestro ser interno.

La nostalgia es el sentimiento que a menudo nos conduce a guardar esos montones de periódicos, revistas, equipos electrónicos obsoletos y décadas de registros de facturas y materiales para manualidades.

Para la gente que tenga miedo a tirar cosas que podrían necesitar en el futuro, ayuda el pensar en el peor escenario: ¿qué ocurriría si el tutú que has tirado lo necesitaras para hacerte un disfraz de Halloween?, ¿qué harías? Podrías encontrar casi cualquier cosa en eBay, por ejemplo.

¿Podemos ser también demasiado limpios, demasiado organizados y demasiado rápidos para desprendernos de las cosas? Todo es subjetivo. Lo que importa es si nuestros hábitos nos angustian.

“Culpable de los cargos, mi familia se burla de mí”, dice el Dr. Baumgartner. “Tengo que controlar mi deseo de deshacerme de las cosas. A menudo y literalmente no tengo nada que ponerme”….

Frente a los demonios de tu armario

Los organizadores profesionales y terapeutas, ofrecemos estos consejos para ayudar a eliminar el desorden y evitar que se acumule de nuevo:

Organiza de principio a fin:
Si organizas un día las camisetas, otro día los vestidos y al siguiente los pantalones, para cuando hayas terminado te encontrarás exactamente en el punto donde empezaste. Debes empezar y terminar la tarea el mismo día o al día siguiente. Organiza el trabajo y asegúrate de tener todo el material  para cuando empieces: perchas, cajas, portatrajes etc…

Regala cosas:
Encontrar un segundo hogar para aquellas cosas rescatables, puede aliviar la ansiedad de separación y aliviar también sentimientos de culpa por ser un desperdicio.

Toma fotos:
Fotos de antiguos vestidos de fiesta, de los sombreros de nuestra abuela y camisetas de nuestro equipo de baloncesto cuando teníamos ocho años, evocarán los mismos recuerdos y ocuparán mucho menos espacio.

Recuerda la regla 80/20:
La mayoría de nosotros usamos sólo el 20% de nuestra ropa el 80% del tiempo. El resto refleja una imagen o rol en una vida pasada. Reconócelos como lo que son. Si quieres avanzar y liberarte del pasado, ¡empieza por tu armario!

Haz un inventario:
¿Cuántos pares de pantalones vaqueros, zapatos, camisetas, vestidos negros u otros artículos tienes y cuántos necesitas? ¡Tienes que establecer límites!

Atención plena en las compras:
¿lo voy a utilizar realmente o estoy tratando de llenar un vacío emocional? Un armario lleno de ropa y zapatos con las etiquetas del precio todavía puestas es un signo revelador de que estoy comprando sin una necesidad real. ¡Seguro que tienes mas que suficiente!

Haz esta prueba:
Si el deshacerte de las cosas te parece doloroso, escóndelas temporalmente en un lugar accesible y comprueba si la sensación se pasa. ¡Es muy posible que hasta olvides que las guardaste!